Esculturas de Manolo Valdés toman Nueva York

Pero ahora ese jard�n, situado en el barrio neoyorquino del Bronx, acoger� unas creaciones de m�s de

Inspiradas en la Alhambra de Granada, en las naturalezas muertas pinceladas por Matisse y en unas simples mariposas revoloteando sobre un bañista, siete monumentales esculturas del español Manolo Valdés se toman desde mañana el Jardín Botánico de Nueva York.

“Me siento muy compensado con lo que esta ciudad me ha dado, no puedo pensar cómo podría haber sido mejor, no podría haber imaginado hace un tiempo que iba a tener todas estas exposiciones públicas”, explicó en una entrevista Valdés (Valencia, 1942), quien vive hace más de dos décadas en la Gran Manzana.

Feliz por haber sido elegido por el Botánico para instalar allí sus obras hasta mayo del año que viene, el renombrado escultor pensaba que ya había “agotado” una ciudad en la que ha expuesto en innumerables lugares, desde el Bryant Park hasta la avenida Broadway, pasando por el prestigioso Metropolitan o el Museo de Arte Moderno (MoMA).

Pero ahora ese jardín, situado en el barrio neoyorquino del Bronx, acogerá unas creaciones de más de cinco metros de altura y cerca de dieciséis metros de ancho, que fueron fundidas en su estudio de Madrid y trasladadas en barco hasta la ciudad de los rascacielos, donde permanecerán durante ocho meses.

“Queremos que atraviesen las cuatro estaciones del año, ya que las esculturas al aire libre van cambiando a medida que cambian las estaciones en un lugar como el Botánico, que es exterior, que tiene los árboles y la nieve y cosas tan distintas”, aseguró el valenciano.

Férreo defensor de mostrar sus obras en las calles, donde puedan ser tocadas por quien las observa, el artista celebra que en esta exposición no vayan a necesitar ningún tipo de valla protectora, porque así “no hay nada que se interponga entre el espectador y la escultura”.

No solamente la escala de las obras ha tenido que ser adaptada a este nuevo escenario, en el que tendrán que convivir con gigantescos árboles, arbustos y flores, sino también los mismos materiales con los que están fabricadas, dejando atrás el bronce, “que se mimetiza más con el verde del entorno” , para dar paso a aluminios y aceros.

Cuatro de las esculturas, que según el Botánico neoyorquino crean un diálogo entre el arte y la naturaleza, son creaciones previas que han sido adaptadas para esta exposición, mientras que las otras tres han sido diseñadas por el artista expresamente para “Manolo Valdés: Monumental Sculpture”.

Entre ellas sorprende la monumental Alhambra, un guiño a su país natal, con la que ha buscado un “efecto de transparencia, de celosía, para que en medio aparezca el aire”, y que gracias a su gran escala para esta muestra permite incluso que los visitantes caminen a través de ella.

“Curiosamente en una de mis visitas al Botánico ellos tenían una exposición en la que habían recreado las plantas de la Alhambra. A veces hay temas tan universales que se puede coincidir sin saber que el vecino también está interesado y lo trata de una manera totalmente distinta y complementaria”, explicó Valdés.

Mientras, Mariposas empezó a idearse en la cabeza del valenciano durante un paseo por el Central Park neoyorquino, al ver unas mariposas revoloteando alrededor de la cabeza de un hombre.

“Te llama la atención pero pasas, sigues tu vida. Pero al domingo siguiente vas al museo de Ciencias Naturales y ves toda una instalación de mariposas vivas, después al Metropolitan y ves mariposas en los cuadros, empiezas a verlas por todas partes, en lugares que no habías visto nunca, y ya a partir de esa obsesión piensas cómo lo puedes utilizar”, explica sobre su proceso creativo.

La exposición, organizada con la ayuda de la galería Marlborough, arranca con Quiomar, instalada en la puerta de entrada al Botánico y que da la bienvenida al visitante con una de las características cabezas femeninas de Valdés, decorada con un tocado de filigranas de helechos como los que se pueden ver en esos jardines.

“Impresionado por artistas del pasado que van desde Zurbarán hasta Velázquez, desde Matisse a Lichtenstein, Valdés encuentra más que inspiración en sus pinturas, las utiliza como pretexto para crear un nuevo objeto” , explica por su parte esa galería sobre obras como Fiore, inspirada en un lienzo de Matisse.

El cofundador de Equipo Crónica, hoy uno de los artistas plásticos contemporáneos españoles de mayor proyección internacional, da así un paso más en su búsqueda por hacer de Nueva York su mejor galería, un proyecto que todavía no ha terminado: “Me gustaría (exponer) en tantos sitios, yo no tengo límites, quisiera todo”.

Fuente: http://www.eluniversal.com.mx/notas/871891.html

About these ads

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

%d personas les gusta esto: