Las universidades argentinas, a cuarenta años del golpe de Estado: Un vigoroso proyecto de educación pública para la igualdad

Ya son cuatro décadas desde que las universidades argentinas vivieron una de sus peores jornadas: la clausura de recintos, la destitución de sus autoridades, la persecución de sus docentes, la encarcelación, muerte y desaparición de universitarios, el exilio… La trágica experiencia representó para muchos académicos y jóvenes universitarios la obligación de salir, la búsqueda de refugio y, a la vez, un nuevo horizonte de inserción en América Latina y el mundo.

El exilio fue un proceso duro que, sin embargo, tuvo algunos efectos virtuosos en la diseminación del pensamiento y la cultura argentinas por los espacios de libertad universitaria de América Latina y el Caribe: muchas universidades se vieron beneficiadas por la calidad de sus profesores e investigadores. No pocas se nutrieron de jóvenes que hicieron sus carreras y armaron sus vidas en torno a universidades latinoamericanas, algunos esperando volver y otros que decidieron arraigarse en sus comunidades de pensamiento.

La saga de esta tragedia vio nacer, con la vuelta argentina a la democracia en 1983, un nuevo proyecto de universidad que se sintió más unida a las experiencias latinoamericanas y convocada a refrendar sus principios de autonomía responsable, inclusión, pertinencia y compromiso sociales, que hoy hablan de su fortaleza como un sistema de educación superior de calidad para el desarrollo sustentable con equidad.

Desde la Unión de Universidades de América Latina y el Caribe hacemos nuestro reconocimiento a los universitarios argentinos que han edificado, de nueva cuenta, un proyecto de universidad pública, autónoma, laica y socialmente comprometida capaz de renovar la ciencia, cultura e innovación de su país.

Nos acercamos al centenario del movimiento reformista de Córdoba, al que América Latina y el Caribe reconoce como su ideario de autonomía y libertades universitarias, pero también como un desafío por una educación sin dogmas ni exclusiones, que ahora traducimos como una educación de calidad, como bien social y obligación pública. Reconocemos en las universidades públicas argentinas su importante papel en la conmemoración del Centenario y les convocamos a participar del gran proyecto de nuestro tiempo: la creación del Espacio de Educación Superior en América Latina y el Caribe (Enlaces).

Atrás quedó la larga noche de la dictadura militar, que recordamos el pasado 24 de marzo, y que nos convoca a sostener como universitarios un “¡nunca más!”.  Pero también, a defender a la universidad de nuevos embates que pretenden socavar la crítica, la pertinencia social, el vínculo con el entorno y sus necesidades más sentidas.

La universidad es un factor  de cohesión de nuestra región y participa de la sociedad del conocimiento en libertad y con creatividad para hacer de América Latina y el Caribe una región menos desigual, mas desarrollada y democrática. Vamos juntos a Córdoba, Argentina, para hacer del Centenario de la Reforma una gran ocasión para un nuevo proyecto de educación superior de calidad y socialmente incluyente.

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s