Las competencias, la complejidad y su naturaleza en la educación

Apuntes sobre el Congreso Internacional “Repensar las Fronteras: Todos los saberes”

Mina Navarro

 

Durante el segundo día de este Congreso una de las conferencias magistrales estuvo a cargo de Laura Frade Rubio, consultora e investigadora independiente en Calidad Educativa Consultores S.C.

            El punto de partida de su presentación estuvo ubicado en la noción de sincronía para poder introducirnos en el tema de la educación. Para Frade, la educación inicia desde el nacimiento a través de la relación que se da entre la madre e hijo(a), argumentando que esta relación es posible gracias a la producción de oxitocina como neuropéptido. La sincronía se genera precisamente a partir del proceso de la crianza del recién nacido, en cuanto a generar las capacidades de respuesta a sus múltiples necesidades.

            Desplazar la sincronía del campo de la biología al de la investigación educativa le permite a Frade proyectar la relación que establece el educador para responder a la necesidad educativa del educando, desde afuera hacia adentro. Asimismo, ella advierte que la necesidad educativa del sujeto se encuentra definida por su contexto, lo que significa que es profundamente dinámica y que variará de acuerdo a la edad, las sociedades, las culturas, las condiciones de emergencia, las relaciones de poder. Siguiendo este razonamiento, la relación entre educador y educando es sincrónica y aumenta su grado de complejidad en la medida en que se vayan multiplicando los educandos.

            Una segunda referencia conceptual, a la que recurre Frade, es la de auto-eco-organización de los seres vivos, propia de Edgar Morin, que representa la organización física-cósmica del mundo exterior inscrita en el interior de nuestra propia organización viviente. Un ser autónomo no se puede separar de su hábitat biofísico, a la vez que éste reside en el interior del ser autónomo. Frade arguye que el sistema educativo se forma en un contexto sociocultural-económico y político a partir de una relación bio-antropo-psico-socio-cultural-económica y política.

            De este modo, ante la existencia de un contexto cuya característica principal es la complejidad, Frade justifica la pertinencia de las competencias y su naturaleza recursiva. Desde una perspectiva compleja, ¿qué competencias se tienen qué desarrollar en el siglo xxi? La conferenciante sugiere considerar el contexto que se desee enfrentar y aquellas que emergen del análisis-síntesis de la relación sujeto-contexto-acción-transformación.

            El desafío que plantea la aplicación del modelo basado en las competencias, según Frade, reside en acceder al cambio del paradigma disciplinar, didáctico y sistémico. Esto conlleva a construir otras relaciones entre el contexto y los actores. Frade sostiene que este cambio paradigmático refiere en sí mismo la relación sincrónica amorosa.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s