Calidad de frontera en la educación en línea

Ciudad de México, 5 de octubre de 2016

En un mundo globalizado, la frontera se refiere a todo aquello que va más allá de lo prescrito o de lo establecido por los convencionalismos o las necesidades de alguna época. La frontera se refiere al abordaje de cuestiones de difícil respuesta, por lo menos mediante las metodologías actuales. Pensar en fronteras nos hace colorear saliéndonos del contorno.

Elena Barberà, catedrática de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), nos invitó a reflexionar sobre la calidad de frontera en el ámbito de la educación en línea y el desarrollo de competencias para la red en una conferencia impartida en el auditorio Efren C. del Pozo en la Secretaría General de la UDUAL, en Ciudad de México.

En educación superior, la frontera trasciende la internacionalización. Implica repensar los modelos educativos para generar nuevo conocimiento, utilizando conceptos atípicos. Expandir los ámbitos de estudio hacia donde existe controversia; rebatir y cuestionar el paradigma dominante para mostrar el potencial transformador que tiene el conocimiento.

Si se expande la educación superior en un entorno de desigualdad, se provoca y se reproduce mayor desigualdad, con los mismos medios. “Mayor acceso a la educación no es mejor empleo ni mayor conocimiento”, afirmó.

De acuerdo con la también doctora en psicología de la UOC, hablar de educación a distancia como accesibilidad expandida no implica referirse exclusivamente a las TIC, sino a un conjunto de diversas fuentes y momentos de amalgama para integrar contenidos compartidos. A pesar de sus ventajas, el acceso abierto no supone una medida de justicia social.

La educación en línea supone el desarrollo de habilidades y competencias, pero también de herramientas que faciliten el proceso de aprendizaje. En este sentido, Barberà expuso sobre el e-portfolio, un recurso de aprendizaje que integra un sistema de evaluación en el proceso de enseñanza y aprendizaje. El e-portfolio consiste en una selección de evidencias/muestras (que forman un dossier o una carpeta) que tiene que recoger y aportar el estudiante a lo largo de un período de tiempo determinado y que responde a un objetivo concreto.

Estas evidencias (certificados acreditativos, fragmentos de películas, entrevistas, actividades académicas, apuntes, trabajos de asignaturas, entre otras) permiten al alumno demostrar que está aprendiendo, a la vez que posibilitan al profesor un seguimiento del progreso de este aprendizaje.

En la actualidad, las TIC aportan muchas potencialidades a la hora de diseñar y elaborar un eportfolio. Las TIC pueden ayudar en la elaboración de los recursos que conforman el portfolio y también pueden actuar como plataforma base del proceso de enseñanza y aprendizaje.

La educación en línea supone un avance en la accesibilidad de la educación superior. Sin embargo, el reto de esta modalidad descansa en los usuarios, quienes deben asumir un papel determinantemente autodidacta y autogestiva, donde el docente, a distancia, deviene un facilitador.

 UDUAL Press con información de:

Barberà, E., Bautista, G., Espasa, A. y Guasch, T. Portfolio electrónico: desarrollo de competencias profesionales en la red [en línea] Revista de Universidad y Sociedad del Conocimiento Vol. 3 – No. 2 / Octubre de 2006. Fecha de consulta: 5 de octubre de 2016. URL: http://www.uoc.edu/rusc/3/2/dt/esp/barbera_bautista_espasa_guasch.pdf

Foto: Dra. Elena Barberà (izq), Mtra. Hortensia García (centro), Dra. Benilde García (derecha).

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s